El consenso entre los jugadores de los equipos protagonistas del Super Bowl es que están confundidos sobre el criterio de un golpe legal, según los cambiantes parámetros de la NFL.

Las reglas que se han concebido para que el juego sea más seguro — y evitar graves lesiones — también ponen a dudar a los jugadores.

¿Cómo se define un golpe limpio y cuáles ameritan ser sancionados con una multa?

Muchos se preguntan si el fútbol americano se está convirtiendo en un deporte demasiado mojigato, y los defensores no son los únicos preocupados por el rumbo que lleva la liga.

Vernon Davis, tight end de San Francisco, contempló la posibilidad que pronto el hacer contacto con un rival en la NFL se limitará a un mero toque con las dos manos.

"Creo que las reglas han cambiado muchísimo", dijo Davis el martes. "Ya no se puede golpear casco contra casco. Quizás tengamos un fútbol americano como el que juegan los niños".

Bernard Pollard, safety de los Ravens de Baltimore y considerado como uno de los jugadores más recios de la liga, advirtió sobre el peligro de prohibir los choques en el deporte, a menos que sean acciones que se ciñan a lo limpio.

Para Dashon Goldson, safety de los 49ers, los jugadores de defensa tienen esta consigna presente en sus mentes cuando salen al campo: "Trata de hacer lo mejor posible y cruzar los dedos para que no llegue una carta (con la multa) en tu casillero el día miércoles", dijo.