Héctor Mario Urdinola, sobrino de un extinto capo del narco y quien podría estar tras el reciente asesinato de su tía política, fue capturado la madrugada del martes en una lujosa finca del sur del país donde se ocultaba con seis de sus guardaespaldas, informó la policía.

El director de la Policía Nacional, general José Roberto León, dijo en conferencia de prensa que la ubicación de Héctor Mario Urdinola, de 30 años, fue posible gracias a pistas aportadas por informantes que cobrarán una recompensa, cuyo monto no reveló y sólo dijo que se analizaba.

Urdinola fue detenido en una finca ganadera cercana a la población de Puerto López, en el departamento de Meta y a 110 kilómetros al sureste de Bogotá, agregó León.

El jefe policial dijo que estaban confirmando con las autoridades de Estados Unidos sobre si Urdinola, alias Chicho o El Zarco, tiene pendiente alguna solicitud de extradición, mientras en Colombia era buscado por los delitos de homicidio y concierto para delinquir.

Alias El Zarco "es el último del clan de los Urdinola, comenzó su carrera delictiva en la década de los noventa, incorporándose al cartel del Norte del Valle, donde su tío el capo del narcotráfico Iván Urdinola Grajales" era uno de los jefes, dijo la policía en un comunicado.

"De acuerdos a informaciones preliminares alias El Zarco podría ser el autor intelectual de la muerte reciente de Lorena Henao y en este momento estamos profundizando dentro de la investigación que se lleva para esclarecer este homicidio", dijo el director de la policía.

Lorena Henao, asesinada por sicarios de tres tiros el 27 de diciembre pasado en la localidad de Armenia, a 175 kilómetros al oeste de Bogotá, era la esposa de Iván Urdinola, muerto en una cárcel provincial en 2002, y hermana de Orlando Henao, fundador del cartel del cartel Nortel del Valle y asesinado en noviembre de 1998 también en prisión, pero en Bogotá. Ella fue detenida en 2004 y estuvo en prisión hasta 2011 por los delitos de concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito. Henao también tuvo dos hermanos Arcángel y Fernando, quienes están detenidos en Estados Unidos bajo cargos de narcotráfico.

Dos de los pistoleros que mataron a Henao fueron detenidos casi de inmediato tras el ataque.