El gobierno británico presentó el lunes los detalles de un plan para construir vías férreas a fin de enlazar Londres y ciudades del norte de Inglaterra con trenes que se desplazan a 360 kilómetros (225 millas) por hora.

El gobierno dijo que el proyecto, conocido como Alta Velocidad 2, resultará en la construcción de las primeras vías férreas en más de un siglo en el norte de Londres y serán de gran beneficio económico y ambiental. Sin embargo, los detractores afirman que el proyecto es demasiado caro y arruinará extensiones de zonas rurales pintorescas.

El primer tramo de vías de 225 kilómetros (140 millas), anunciado en 2012, conectará Londres con Birmingham, la segunda ciudad más grande de Inglaterra. La sección en forma de Y anunciada el lunes se extenderá hasta las ciudades de Manchester y Leeds.

El tendido de la primera sección de la vía férrea comenzará en 2017 y concluirá en 2026. La segunda fase terminará en 2032.

Las autoridades afirman que el proyecto tendrá un costo de 32.700 millones de libras (51.000 millones de dólares), creará al menos 100.000 empleos y reducirá casi a la mitad, a una hora ocho minutos, el tiempo que se necesita para cubrir los 320 kilómetros (200 millas) entre Londres y Manchester.

El secretario de Hacienda, George Osborne, dijo que la vía férrea podría convertirse en "el motor del crecimiento en el norte y la región interior del país". El proyecto vale la pena a pesar de la oposición, agregó.

"Si nuestros predecesores no hubieran decidido construir los trenes en los tiempos victorianos o las carreteras a mediados del siglo XX, no tendríamos esa infraestructura en la actualidad", dijo Osborne a la BBC.