A 500 días del inicio de la Copa Mundial de Brasil 2014, el presidente de la FIFA Joseph Blatter debió dejar a un lado el fútbol y ofreció sus condolencias a los brasileños que guardan luto por la muerte de más de 230 personas en un club nocturno que se incendió el fin de semana.

La atención se desvió de los preparativos para la Copa Confederaciones de junio y del Mundial del próximo año debido a que la tragedia ocurrida en la ciudad de Santa María fue el tema dominante en los noticiarios.

Luego de que la FIFA y los organizadores locales cancelaron los eventos programados para el lunes para celebrar el que faltan 500 días para el Mundial, Blatter envió una carta a la presidenta Dilma Rousseff en la que lamentó la tragedia y expresó sus condolencias a las familias de las víctimas.

"Aunque las palabras pueden hacer poco para aliviar el dolor y la aflicción que se sufre en su país en este momento, me gustaría que supiera que la familia del fútbol piensa en el pueblo brasileño en estos momentos", dijo Blatter en la misiva.

Agregó que esperaba que el fútbol ayude a los brasileños a recuperarse de la tragedia.

"Nuestro deporte está aquí para apoyar a las personas que sufren, a través de la esperanza y las emociones positivas que trae consigo, y ayudarlas a sortear estos días oscuros", dijo Blatter.

El secretario general de la FIFA, Jerome Valckem visitó Brasil para inspeccionar las labores de construcción en la capital de Brasilia, que será sede del partido inaugural de la Copa Confederaciones, el 15 de junio.

"Hoy es un día muy triste para Brasil", dijo Valcke.

Valcke planeaba visitar la ciudad nororiental de Salvador el martes, y se prevé que inspeccione las obras en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro el miércoles.

La develación del cartel oficial de la Copa Mundial se pospuso para el miércoles luego de una reunión del comité organizador local en Río de Janeiro.

___

Tales Azzoni en Rustenburg, Sudáfrica, colaboró en este despacho.