La Policía Nacional aseguró el lunes que dos de sus efectivos secuestrados el viernes por la guerrilla de las FARC se encuentran vivos, en tanto que el presidente Juan Manuel Santos rechazó la acción del grupo armado.

"La situación actual, después de tres días del secuestro, es que conforme a unas fuentes de inteligencia, labores de investigación y a unas llamadas que hemos recibido de los pobladores de la región..., pudimos establecer que nuestros compañeros se encuentran vivos", explicó en conversación telefónica el coronel Nelson Ramírez, comandante de la Policía en el departamento de Valle del Cauca.

El plagio de los uniformados Víctor Alfonso González y Cristian Camilo Ayate fue perpetrado hace tres días por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) entre los municipios de Palmira y Pradera, Valle del Cauca, y a unos 300 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Ramírez precisó que desde hacía seis años las FARC no retenía policías.

En Santiago de Chile, el presidente Santos dijo que el doble plagio estaba dentro del presupuesto de su gobierno luego de que hace una semana esa guerrilla dio por concluida una tregua de dos meses por Navidad y Año Nuevo, como un acto de buena voluntad hacia el proceso de paz entre las partes.

Los guerrilleros de las FARC, comentó Santos a los periodistas en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac, "no tienen la capacidad militar" para enfrentar a la fuerza pública y acuden a este tipo de hechos con el secuestro de civiles "o de colombianos que están con uniforme cumpliendo con su deber".

"Todo eso lo rechazamos en forma clara y contundente", enfatizó Santos, quien insistió en que hay "fuerte presión militar" para tratar de rescatar a los dos uniformados.

En septiembre de 2012, Santos anunció que había firmado un preacuerdo con las FARC con el objetivo de iniciar un proceso de paz para tratar de poner fin a casi 50 años de conflicto armado interno. Actualmente las conversaciones se adelantan en La Habana, Cuba.