El Papa Benedicto XVI se declaró "consternado" por la trágica muerte de 233 jóvenes en el incendio del domingo en una discoteca en la ciudad brasileña de Santa María, señaló en un telegrama de pésame enviado al arzobispo de la localidad, Hélio Adelar Rubert.

En el mensaje, dado a conocer el lunes por la oficina de prensa de la Santa Sede, el Pontífice pide que se transmitan sus condolencias y dice que comparte el dolor de las familias de las víctimas.

Asimismo, pide "el valor y el consuelo cristiano para todos aquellos que han sufrido esta tragedia".

El telegrama, firmado por el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, termina con la bendición apostólica para todos los afectados.