El basquetbolista Luol Deng, de Chicago Bulls, pidió al primer ministro británico David Cameron que financie el programa nacional de básquetbol para asegurarse de que el legado de las olimpíadas de Londres "no quede completamente demolido".

Los equipos británicos de baloncesto fueron informados el mes pasado que no recibirán fondos antes de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro el 2016.

En una carta a Cameron, Deng le dice que "he puesto mucho esfuerzo y cuidado como para dejar que esto suceda".

"Cómo se supone que motivemos a estos muchachos para desarrollar su trayectoria si no hay nada en el futuro?", pregunta. "Ningún equipo británico, ningún sueño olímpico, ningún objetivo".

Gran Bretaña se clasificó para los Juegos de Londres por ser sede.