El exlíder del equipo de Lance Armstrong, Johan Bruyneel, no comparecerá el martes en una audiencia que se había fijado para debatir su papel en el escándalo de dopaje en el ciclismo, informó un fiscal el lunes.

Jaak Fransen, fiscal de la federación ciclista belga, dijo que considerará si llevar adelante el caso sin la asistencia de Bruyneel.

"No puedo decir si esto se trata de una táctica dilatoria o no", afirmó Fransen en una entrevista telefónica con The Associated Press.

Durante una audiencia en el 2010, Bruyneel negó toda denuncia de dopaje formulada por el ciclista Floyd Landis contra Armstrong. No se tomó entonces ninguna sanción disciplinaria.

Fransen había invitado a Bruyneel a que diera una explicación después que la Agencia Estadounidense Antidopaje denunció en octubre que el belga era una figura prominente en los programas de dopaje de Armstrong. Fue convocado nuevamente a comparecer después que Armstrong admitió en una entrevista con Oprah Winfrey que se había dopado. Ninguna de las dos veces concurrió.

"Por ahora, no considero esto como falta de cooperación", afirmó Fransen. "En el pasado, siempre dijo que estaba dispuesto a cooperar. Veremos si podemos seguir adelante sin su asistencia".

Bruyneel era uno de los amigos íntimos de Armstrong y entrenó a los equipos de U.S. Postal Service y Discovery Channel que dominaron el Tour de Francia durante las siete victorias consecutivas de Armstrong en la máxima competencia del ciclismo internacional.

Armstrong calificó a Bruyneel como "un hermano" y una de las personas más influyentes en su carrera. Por consiguiente, se suponía que Bruyneel al menos debía haber sabido sobre el escándalo de dopaje.

Mientras Armstrong confesó haberse dopado, Bruyneel se propone rebatir las acusaciones y opta por arbitraje.