El Sevilla venció el lunes 3-0 al Granada al cierre de la 21ra fecha de la liga española y tomó impulso de cara su inminente duelo de semifinales de la Copa del Rey contra el Atlético de Madrid el próximo jueves.

La victoria fue la segunda en cuatro partidos desde que Unai Emery tomara el relevo de Míchel González en el banquillo del Sevilla, que mejoró al 11er puesto de la clasificación con 26 puntos, los mismos que el Getafe.

Claro dominador del partido, el cuadro local abrió la cuenta con un tanto de Geoffrey Kondogbia a los 32 minutos y amplió en la segunda mitad con dianas de Alvaro Negredo (70) y el chileno Gary Medel (75).

"Han cambiado la mentalidad, las ganas. Apretamos, presionamos, y se vio reflejado en el resultado", declaró Negredo, con la vista ya puesta en el jueves. "Tenemos muchísima ilusión por la Copa y ojalá podamos volver del Madrid con ventaja".

Granada, que solo había sufrido una derrota en las últimas cinco fechas, quedó a solo dos puntos de la zona de descenso.

La clasificación es encabezada con 58 puntos por el Barcelona, que el domingo goleó 5-1 a Osasuna. Le siguen el Atlético con 47 y el Real Madrid con 43. Barsa y Madrid también se miden el miércoles en la otra semifinal copera.

Sevilla impuso su ritmo desde el inicio, protegiendo a la vez el arco defendido por el novel Julián Cuesta tras el traspaso de Diego López al Madrid y la baja por lesión del habitual titular, Andrés Palop.

Los locales recuperaron la mejor versión de su fútbol dinámico con constantes idas y venidas, martilleando a Roberto Fernández con dobles remates del argentino Federico Fazio y Negredo, y un zapatazo de José Antonio Reyes desviado a tiro de esquina por el arquero visitante.

Precisamente a balón parado llegó el 1-0, cuando Kondogbía cabeceó poderosamente a la red un lanzamiento abierto de Ivan Rakitic.

En el Granada, apenas Allan Nyom, llegando por banda derecha, probó los reflejos de Cuesta, mientras que el sevillista Jesús Navas se atrevió con una espectacular tijera, fuera por poco.

Nyom volvió a apuntar alto tras el descanso y Navas cruzó en exceso por los locales, conforme el partido ganó en intensidad y el Sevilla amplió en una de sus múltiples oleadas tras robo de balón en terreno contrario, nuevamente asistiendo Rakitic para el cabezazo inapelable de Negredo.

Ambos volvieron a manufacturar el tercero con tiro de esquina del serbio, remate en semifallo del ariete y gol de Medel, con un aparatoso vendaje en la cabeza por un choque, hábil en el control y volea en el área chica.