La FIFA manifestó "plena confianza" en los planes de seguridad de las autoridades brasileñas para la Copa Mundial 2014 después que un incendio devastador en un club nocturno dejó más de 230 muertos en la ciudad sureña de Santa María.

El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, colocó un mensaje el domingo en su cuenta de Twitter expresando "mis condolencias a las familias de las víctimas".

Santa María está a 250 kilómetros (155 millas) de Porto Alegre, una de doce ciudades sedes del Mundial, en el mismo estado de Río Grande do Sul.

La FIFA no quiso formular más declaraciones "sobre este trágico incidente".

La seguridad durante la Copa Mundial del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016 son responsabilidad de los comités organizadores locales y las agencias municipales, estatales y federales.

Por su parte el Comité Olímpico Internacional dijo: "sencillamente enviamos nuestras condolencias a amigos y familiares" de las víctimas.