Tropas francesas y malienses avanzaron el domingo hacia la ciudad de Timbuctú, en momentos en que la misión francesa que inició hace dos semanas cobra impulso contra las milicias islamistas que han ocupado el norte por más de nueve meses.

Hasta ahora, los soldados franceses han encontrado poca resistencia de los extremistas, aunque no es claro qué tipo de combates los aguardan más al norte. El ejército maliense impidió que decenas de periodistas extranjeros viajasen a Timbuctú.

El teniente coronel Diarran Kone, portavoz del ministerio de defensa de Malí, declinó dar detalles sobre el avance hacia Timbuctú, citando razones de seguridad de una operación militar en curso.

El alcalde de Timbuctú, Ousmane Halle, está en la capital, Bamako, y le dijo a The Associated Press que no tenía información sobre la remota ciudad, donde el servicio telefónico ha estado interrumpido desde hace días.

Una caravana de unos 15 vehículos que transportaba a periodistas extranjeros fue detenida el domingo por la tarde en Konna, unos 300 kilómetros (186 millas) al sur de Timbuctú.

La ofensiva se produce un día después que Francia anunciase que había tomado el aeropuerto y un puente clave en Gao, una de las capitales provinciales norteñas ocupadas por los islamistas.

"La gente salió a las calles para recibir a las tropas y celebrar", dijo Hassane Maiga, residente de Gao. "Por la noche, jóvenes en Gao acompañaron a los soldados malienses. Allanaron casas en busca de islamistas y los jóvenes destruyeron las casas".

Soldados franceses y malienses patrullaron las calles de Gao el domingo por la tarde en busca de islamistas y mantenían el control del puente y el aeropuerto, dijo Kone, el vocero militar.

Fuerzas especiales francesas, que llegaron a la ciudad por tierra y aire, fueron blanco en Gao de disparos de "varios elementos terroristas", que fueron más tarde "destruidos", dijeron las fuerzas armadas francesas en su portal de internet el sábado.