El gobierno español aprobó el viernes una ley de unidad de mercado que permitirá a empresas y profesionales operar con una sola licencia en todo el país.

La norma, que debe ser ratificada en el Parlamento, pretende acabar con el complejo marco regulatorio español, en el que una misma compañía debe cumplir normas y procesos burocráticos diferentes en cada una de las 17 comunidades autónomas del país.

A partir de ahora, un solo permiso será valido en cualquier región. La eliminación de estas trabas era una de las principales demandas del sector privado europeo, que reclamaba la desregulación para favorecer la ampliación de sus negocios y la contratación.

El gobierno calcula que la medida incrementará un 1,52% el Producto Interno Bruto en un periodo de 10 años, lo que supone 1.500 millones de euros (2.018 millones de dólares) cada año.

"Eliminar las barreras para nuestro mercado interior es urgente y tiene beneficios económicos muy importantes", dijo la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría al término del Consejo de Ministros.

El gobierno también dio luz verde a la prórroga del subsidio de hasta 600 dólares al mes para desempleados de larga duración. El presidente Mariano Rajoy anunció el jueves en Perú que esta prestación extraordinaria, creada por el anterior gobierno socialista en 2010, se mantendrá indefinidamente hasta que el desempleo baje del 20%. Actualmente, la tasa es de 26%, con 5,9 millones de personas desocupadas, fruto de la recesión y la crisis económica que sacude España desde hace ya seis años.

El plan, del que se beneficiaron 200.000 personas en 2012, garantiza un subsidio de entre 540 y 600 dólares al mes durante seis meses a todos los españoles que han agotado su prestación regular por desempleo y siguen sin encontrar trabajo.