Los empresarios de Latinoamérica mostrarán a sus colegas de Europa sus recientes experiencias, que les han permitido a sus países un crecimiento moderado y afrontar las turbulencias provenientes de ese continente.

La cumbre empresarial Europa-América Latina y el Caribe que convocará a más de 300 empresarios se realizará este viernes y sábado en esta capital antes de la cita que reunirá a más de 40 gobernantes de los dos continentes, a los que se entregarán las conclusiones.

Al encuentro empresarial concurrirán también algunos gobernantes como la canciller alemana Angela Merkel, el presidente del gobierno español Mariano Rajoy, el primer ministro de Francia Jean-Marc Ayrault, y los mandatarios de México, Perú, Colombia y Chile.

La cumbre empresarial tiene como temas de discusión las inversiones para el crecimiento económico, la inclusión social y la sustentabilidad ambiental. Además de los gobernantes, participarán en sus paneles personalidades de organizaciones internacionales.

Lorenzo Constans, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio, organizadora del encuentro, expresó que aunque Europa es la principal inversora en Latinoamérica con 43% del total, lo que en 2010 representó 385.000 millones de euros, la actual situación europea y el contraste con lo que ocurre en la región abren un escenario diferente al de tiempo atrás.

"Efectivamente los escenarios demuestran claramente que son variables. Hace unas décadas el escenario de Latinoamérica pudiera ser poco interesante. En esta oportunidad creo que hay una posibilidad de conversar sobre experiencias que nosotros podemos mostrar con hechos concretos y muy positivos", dijo a The Associated Press el dirigente de la principal organización empresarial de Chile.

También resaltó la posibilidad de "conocer las experiencias de las empresas europeas que nos pueden transmitir a nosotros cómo se van abriendo mercados, cómo hay que prepararse para tener mejores posibilidades de éxito en el futuro".

Señaló que pese a la crisis, la experiencia y desarrollo europeo "se pueden complementar con esta América que está creciendo, que está surgiendo y que está teniendo mejores posibilidades con números bastante positivos".

Pero advirtió en relación a las restricciones europeas a productos latinoamericanos que "nosotros creemos que para que las relaciones comerciales tengan un efecto tiene que ser dentro de un marco de libertad y, por lo tanto, si no hay reciprocidad la verdad es que cualquier acuerdo va a tender a no ser fructífero".

Agregó que "lo que han mostrado los países latinoamericanos, y en particular Chile, es que lo mejor es abrir mercados, tratados de libre comercio que no son fáciles de lograr y requieren en la política de Estado que se vayan trabajando".

El dirigente español de la Unión Europea Tomás Duplá del Moral comentó en un contacto previo con la prensa que "la estrategia de la Unión Europea es eliminar todos los obstáculos para las inversiones" aunque precisó que las políticas precisas la imponen las empresas que invierten.

Destacó que en todo caso América Latina y el Caribe "siguen siendo un destino muy atractivo para las inversiones europeas" y que la Unión Europea es contraria al proteccionismo en relación al comercio con esta región.

Sin embargo, no se espera que se destraben las negociaciones para un tratado de libre comercio de Europa con el Mercosur.

Grecia, que se apronta a lanzar un amplio programa de privatizaciones, ve en ese plan un atractivo "de gran interés para los países latinoamericanos" que deseen invertir en su país, según el vicecanciller griego Dimitris Kúrkulas, quien encabeza la delegación de su país a la cumbre.

El presidente chileno Sebastián Piñera afirmó el jueves al participar en la inauguración de la asamblea parlamentaria de Europa y América Latina y el Caribe que "estamos buscando una nueva alianza estratégica, una era en que ya no sea la base de las diferencias o asimetrías entre los dos continentes lo que nos oriente hacia el futuro, sino todo lo contrario: una relación más horizontal, más simétrica, de mayor colaboración en todos los ámbitos".

Para el vicepresidente ejecutivo del oficial Comité de Inversiones Extranjeras Matías Mori, América Latina y el Caribe "pueden ser parte importante de la solución de los problemas europeos". Apuntó que empresas europeas pueden buscar en la región oportunidades de buenos negocios y que Chile, en particular, es especialmente atractivo.

En 2012 Chile recibió una cifra sin precedentes de inversiones extranjeras por 17.000 millones de dólares, sólo superado en la región por Brasil.