Tras sellar entre semana su boleto a las semifinales de la Copa del Rey, el Real Madrid se reencontrará en la liga española, y en horario novedoso del domingo al mediodía, con un adversario al que le tiene ganas sobradas, por rivalidad ciudadana y agravio deportivo.

La visita del vecino Getafe por la 21ra fecha es esperada con sed de venganza por el equipo blanco, que el miércoles empató 1-1 con el Valencia en la copa y aguarda rival en la siguiente ronda entre el ganador del Málaga-Barcelona del jueves.

Con el Barsa cómodamente asentado en la liga con 55 puntos y ocho de ventaja sobre su principal perseguidor, el Atlético de Madrid, el técnico "merengue" José Mourinho insistió en la necesidad de "centrar nuestros esfuerzos en la copa y la Liga de Campeones".

El Madrid, tercero en la competición doméstica con 40 unidades, se aferra a la posible disputa de un nuevo clásico contra el Barsa para desquitarse de su decepcionante temporada. Pero antes el plantel de Mourinho tiene oportunidad de devolverle la moneda al Getafe, el primer equipo en exhibir sus carencias en el campeonato.

El cuadro azulón le endosó la primera de sus cuatro derrotas en la segunda fecha, cuando el Madrid cayó por 2-1 en el Coliseum, dejándose tres de los 16 puntos que ha perdido hasta el momento a domicilio.

Los "merengues" llegaban a la cita con siete triunfos seguidos sobre sus vecinos, pero el Getafe se ha ganado fama de matagigantes en los últimos tiempos con sus victorias sobre Barsa y Madrid y ahora buscara repetir su única victoria en el estadio Santiago Bernabéu, en 2008.

Pese a la goleada 5-0 sobre el Valencia la fecha anterior, la incertidumbre en el arco madridista abrió un nuevo capítulo tras el empate en la copa, que se cobró la lesión de Iker Casillas, con fractura en la mano, planteando el regreso a la titularidad del joven Antonio Adán.

Pendiente de superar su eliminatoria en copa con el Málaga, el Barsa perdió el pasado fin de semana su invicto en la liga al permitir que la Real Sociedad remontara dos goles en contra para imponerse por 3-2.

El cuadro azulgrana, acostumbrado a sufrir bajones de rendimiento con el cambio año en campañas recientes, sigue sin contar a diario con la presencia del timonel Tito Vilanova por su tratamiento contra el cáncer, pero recupera al goleador David Villa tras sus problemas musculares.

La extensión de contrato del capitán Carles Puyol, la previsión de renovación de Xavi Hernández y la reciente paternidad de Gerard Piqué revirtieron el humor de la previa ante Osasuna, después que la semana anterior viniera marcada por las críticas al bajo rendimiento del chileno Alexis Sánchez y la ruptura de negociaciones por el futuro del arquero Víctor Valdés.

Mientras el Málaga del chileno Manuel Pellegrini deberá resolver con triunfo la visita al Mallorca, penúltimo, para recuperar la plaza de Liga de Campeones que le arrebató el Betis, el Atlético afrontará sin el goleador colombiano Radamel Falcao, lesionado, uno de sus retos más exigentes en cancha del Athletic de Bilbao. El anterior cruce entre entrenadores argentinos se decantó claramente del lado de Diego Simeone, vencedor en la primera vuelta por 4-0 sobre el conjunto bilbaíno; pero el Athletic de Marcelo Bielsa mejoró en su último partido al empatar con el Betis y finalmente recibió confirmación oficial del fichaje del goleador Fernando Llorente por la Juventus, efectivo en julio.

La fecha inicia el sábado con la visita de la Real a la cancha del Celta. Tras tumbar al Barsa, el equipo blanquiazul aspira a mejorar sus prestaciones de fuera de casa, donde sólo ha sumado ocho de sus 29 puntos totales.

El timonel mexicano Javier Aguirre visitará a su ex equipo, el Zaragoza, con el Espanyol, que rebasaría en la clasificación al cuadro local con un tercer triunfo consecutivo.

Tras la eliminación copera, el Valencia querrá resarcirse al cierre de la jornada frente al Deportivo de La Coruña, colista desesperado tras perder con Osasuna, que se reforzó entre semana con el centrocampista chileno Francisco Silva. "Somos favoritos y hay que demostrarlo ganando tras el bofetón de la copa", proclamó el paraguayo Nelson Valdez.

Dos inesperados inquilinos de la zona noble, Rayo Vallecano y Betis, se cruzaran el domingo en cancha de los primeros, que se aferran a la última plaza europea ante el acoso de equipos como el Levante, que recibe el sábado al Valladolid.

El cotejo Sevilla-Granada cierra la fecha el lunes.