John Kerry expresó el jueves su disposición a mejorar las relaciones de Estados Unidos con América Latina de convertirse en el próximo secretario de Estado y dijo que puede haber la oportunidad para una transición política en Venezuela.

Al comparecer ante el comité de Relaciones Exteriores del Senado para que confirme la nominación presentada por la Casa Blanca, Kerry dijo que la coyuntura política en el hemisferio presenta "una oportunidad que nos está mirando" y señaló que "hay varias maneras de mejorar y aumentar nuestros esfuerzos en América Latina" aunque no las especificó.

Kerry mencionó a la Iniciativa Mérida y a la iniciativa de seguridad para América Central como ejemplos de logros recientes en la región, pero "como todos sabemos, ha habido varios países que no han sido tan cooperativos o no han estado en posición de ser tan cooperativos. Todos sabemos quiénes son".

"Dependiendo de lo que pase en Venezuela, puede haber una oportunidad para una transición", dijo refiriéndose a la incertidumbre política generada en torno a la ausencia del mandatario Hugo Chávez desde que se sometiera a una cirugía el 11 de diciembre en Cuba por el cáncer que padece.

"Espero que Bolivia y Ecuador logren progreso", dijo también Kerry.

Desde que asumió el poder en 1999, Chávez se ha vuelto uno de los más severos críticos de la política estadounidense en el continente, impulsando la creación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, ALBA, junto a Cuba, Nicaragua, Bolivia y Ecuador.

Kerry dijo que la relación de Estados Unidos y Colombia es uno de los mejores ejemplos para los gobiernos de América Latina.

El ex presidente Alvaro Uribe "llegó en un momento crítico y comenzó el proceso de rescate de su país. El presidente (Juan Manuel) Santos está haciendo actualmente un gran trabajo. Creamos una mejor relación al aprobar el tratado de libre comercio, y tenemos que aumentar eso", indicó, refiriéndose al acuerdo comercial que entró en vigencia durante el primer mandato del presidente Barack Obama.

Kerry se refirió a América Latina al responder a una pregunta del presidente del comité, el senador demócrata Bob Menéndez, quien lo exhortó a "considerar más acercamientos a nivel estratégico" para aprovechar lo que calificó como "una oportunidad nueva y momentánea" en el hemisferio.

El senador republicano por Arizona Jeff Flake, elegido por primera vez en noviembre, exhortó a Kerry a "hallar más estrategias innovadoras para manejar el cambio" en Cuba, y se pronunció en contra de embargo comercial que Washington mantiene desde 1962 y que prohíbe a ciudadanos estadounidenses visitar la isla comunista salvo algunas excepciones que Obama amplió durante su primer mandato.

"La manera de promover el cambio y el progreso hacia la democracia es permitir los viajes, los viajes libres a los estadounidenses donde quieran ir", dijo Flake.

"No creo que sea una debilidad o una capitulación en absoluto. Es una manera de mostrar fuerza. He dicho con frecuencia que si queremos tener una política dura con los hermanos Castro, deberíamos obligarlos a lidiar con el 'spring break' una o dos veces", señaló refiriéndose con la expresión "spring break" a las vacaciones primaverales que suelen tomarse los universitarios estadounidenses en poblaciones costeras de su país y de México.

Kerry no se refirió a Cuba durante su interpelación.

La Secretaría de Estado es el cargo soñado por Kerry, a quien Obama obvió en 2008 cuando prefirió a Hillary Clinton. Cuando Joe Biden resultó electo vicepresidente, Kerry lo reemplazó como presidente del comité.

Obama nominó a Kerry después de que Susan Rice, la embajadora estadounidense ante la ONU, retirara sus aspiraciones antes las críticas republicanas por sus comentarios iniciales sobre los ataques que recibió el consulado estadounidense en Bengazi, Libia.

Se da como un hecho que el Senado en pleno confirme a Kerry, de 69 años y quien ha fungido como enviado extraoficial de Obama en Afganistán y Pakistán.

Antes de la audiencia, Kerry dijo que planea modificar sus propiedades en docenas de empresas para evitar conflictos de interés si resulta confirmado.

Notificó al Departamento de Estado a comienzos de mes que durante los primeros 90 días siguientes a su confirmación venderá propiedades en tres fondos a nombre suyo y de su esposa Teresa Heinz Kerry.

Kerry es el integrante del Senado más acaudalado. Su patrimonio asciende a los 184 millones de dólares, según documentos del 2011.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino