La Armada colombiana informó el jueves que en una playa fueron hallados los cadáveres de tres hombres y una mujer, sin informes sobre sus identidades y nacionalidades, aunque versiones de prensa han indicado que posiblemente se trataría de cubanos ya que en la zona hay un permanente tráfico clandestino de personas.

La Armada en un comunicado de prensa dijo que los cuerpos fueron encontrados el miércoles en la tarde en Bocas de Tarena, en la región conocida como el Golfo de Urabá, departamento de Antioquia y a unos 525 kilómetros al noroeste de Bogotá.

Gabriel José Olivares, alcalde de la población de Acandí, en el departamento de Chocó y en la zona del Golfo de Urabá, comentó telefónicamente que al parecer los cadáveres fueron hallados en una lancha pequeña.

Advirtió, sin embargo, carecer de información confirmada sobre la nacionalidad de las víctimas y que versiones en la prensa local los han identificado como posibles ciudadanos cubanos porque, indicó el burgomaestre, Acandí "tiene un tráfico permanente de esta zona de la frontera con Panamá y tiene un tráfico permanente de personas ilegales, de extranjeros ilegales".