Un sector del grupo rebelde Ansar Dine decidió separarse y crear un movimiento propio con la intención de negociar una solución a la crisis en Malí.

La decisión implica que al menos uno de los integrantes del grupo, relacionado con al-Qaida, pretende alejarse del grupo extremista ante la reciente intervención militar de Francia en el país africano.

En una declaración divulgada el jueves por la radio francesa RFI, un ex dirigente de Ansar Dine, Alghabass Ag Intalla, dijo que la nueva entidad será llamada Movimiento Islámico para el Azawad (Malí). Intalla afirmó que el nuevo grupo desea una "solución negociada" y que sus hombres están dispuestos a combatir al Ansar Dine.

Un funcionario elegido de la comunidad de Kidal, quien pidió el anonimato por temor a represalias, dijo sobre la escisión entre los rebeldes que "están corriendo hacia las salidas".