Al menos 2.500 militares y policías buscan por cielo y tierra a cinco hombres, entre ellos tres extranjeros, que seis días atrás fueron secuestrados por guerrilleros del rebelde Ejército de Liberación Nacional en el norte del país, informó el jueves la Policía Nacional.

"Debe haber unos 2.500 hombres (porque el grupo de militares y policías) se redobló en las últimas horas" en busca de dos peruanos, dos colombianos y un canadiense que el viernes 18 de enero fueron hechos rehenes por integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en una zona rural del municipio de Norosí, a unos 435 kilómetros al norte de Bogotá, explicó vía telefónica a The Associated Press el general Humberto Guatibonza, director de la Policía Antisecuestro.

Con base en información conseguida por labores de inteligencia, agregó el oficial, "es factible" que los secuestradores hubieran separado a los rehenes para evitar un eventual rescate en conjunto por parte de la fuerza pública.

"Hasta el momento no ha habido ninguna llamada ni ninguna comunicación de parte del ELN" con la empresa para la que trabajan los cinco secuestrados, la canadiense Braeval Mining Corp., precisó Guatibonza. Tampoco el grupo alzado en armas ha hecho algún requerimiento de tipo económico por los rehenes.

Sobre los tres guerrilleros del ELN que según el presidente Juan Manuel Santos fueron capturados el domingo y que habrían formado parte del grupo de secuestradores, el jefe antisecuestro advirtió que "tienen información sobre cómo fue el secuestro, pero no saben dónde están (los rehenes)".

Los tres jefes rebeldes del ELN a los que se atribuye el quíntuple plagio son conocidos con los alias de "Gonzalo", "Nobles" y "El Mocho", quienes, en concepto de Guatibonza, son guerrilleros "de vieja data".

El domingo el gobierno colombiano ofreció una recompensa de 100 millones de pesos (unos 56.200 dólares) para quienes entreguen información que permita dar con la ubicación de los cinco secuestrados y de sus victimarios.

Sin dar a conocer las identidades de los retenidos, la empresa Braeval Mining Corp. con sede en Toronto, Canadá, dijo el viernes que los secuestrados eran tres empleados de la compañía y dos consultores que estaban trabajando en su mina de oro La nieve y en un proyecto de plata.

Los secuestrados, según Guatibonza, son el canadiense Gernot Wober, los peruanos Javier Leandro Ochoa y José Antonio Mamani y los colombianos William Batista y Alexis López. Wober es vicepresidente de exploración de la empresa, según información de su página en internet.

Las autoridades de Perú indicaron el sábado que el presidente Ollanta Humala se comunicó por teléfono con su homólogo Santos para conocer la situación de los dos peruanos secuestrados. Dos coroneles fueron enviados desde Lima para estar pendientes de la suerte de sus compatriotas.

La zona donde se produjo el plagio ha sido un fortín histórico del ELN.

El ELN es la segunda guerrilla de Colombia después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y en sus filas, según cifras del gobierno, hay unos 2.000 combatientes.

Aunque no lo ha dicho de forma directa, el ELN ha insinuado su intención de adelantar un proceso de paz con el gobierno nacional tal como lo están haciendo desde agosto el Ejecutivo y las FARC.