Victoria Azarenka se sobrepuso a dolores en el tobillo izquierdo, a cierta ansiedad y a varios errores con golpes de derecha para imponerse el jueves a la adolescente estadounidense Sloane Stephens y alcanzar la final del Abierto de Australia, que disputará contra Li Na.

Por segunda ocasión en dos días, Stephens — de 19 años — tomó asiento pacientemente en la parte final del segundo parcial durante un tiempo por motivos médicos pedido por una experimentada jugadora de mayor edad.

Azarenka regresó a la cancha para finalmente vencer por 6-1, 6-4 en su sexto punto para partido. El desenlace del jueves fue diferente al del miércoles, cuando Stephens remontó un parcial adverso y un rompimiento para derrotar a su compatriota Serena Williams en tres parciales.

En una entrevista en la cancha, Azarenka dijo que "casi cometí el fiasco del año" cuando desperdició cinco puntos para partido con el servicio a la cuenta de 5-3 en el segundo parcial, debido principalmente a errores no forzados con su golpe de derecha.