El número de estadounidenses que solicitaron el pago del seguro de desempleo cayó la semana pasada a su menor nivel en cinco años, evidencia de que los empleadores están eliminando menos empleos y podrían estar acelerando la contratación de personal.

El Departamento de Trabajo dijo que las solicitudes semanales bajaron en 5.000 a una cifra ajustada por estacionalidad de 330.000. Es la menor desde enero del 2008. El promedio de cuatro semanas, una medida más estable, bajó a 351.750, también la menor en casi un lustro.

El declive podría reflejar la dificultad del gobierno para ajustar las cifras a fin de tomar en cuenta los despidos posteriores a la temporada navideña de compras. Los despidos suben en la segunda semana de enero y después bajan. El departamento trata de ajustar las cifras a esos vaivenes, pero pueden ser fluctuantes.

Las solicitudes son un reflejo de los despidos. Aunque los despidos están bajando, las contrataciones han sido modestas en los últimos meses.