Un panel de la Suprema Corte resolvió que hubo graves violaciones a los derechos de una ciudadana francesa sentenciada a 60 años de prisión por secuestro y ordenó su libertad inmediata.

Con tres votos a favor y dos en contra, la primera sala de la Suprema Corte resolvió dar un amparo a favor de la francesa Florence Cassez, cuyo caso ha mantenido por varios años la atención nacional e internacional e incluso tensó las relaciones entre México y Francia.

Ella siempre se declaró inocente.

Cassez fue detenida en diciembre de 2005 junto con un mexicano acusado de encabezar una banda de secuestradores, luego de un supuesto operativo en el que fueron rescatados dos adultos y un menor, mientras la televisión mexicana cubría lo que decían era una operación en vivo.

El caso comenzó a desatar polémica tanto en México como en Francia luego de que la policía mexicana reconoció que habían reconstruido la captura de la francesa para los medios de comunicación, un día después de que fue aprehendida.

Cassez Fue originalmente sentenciada en 2008 a 96 años de prisión tras encontrarla un juez culpable de la comisión de cuatro secuestros. Sin embargo, un año después se le redujo la pena a 60 años, tras ser absuelta de uno de los plagios.