Dos residentes en Nueva Jersey interpusieron una demanda contra Subway, la mayor cadena de comida rápida en el mundo, al considerar que los ha estado engañando al venderles emparedados de 30 centímetros (un pie) que en realidad no tienen esa longitud.

La demanda busca una indemnización de parte de la compañía, así como que ésta modifique sus prácticas comerciales.

El abogado de los denunciantes, Stephen DeNittis, dijo que la empresa debe producir emparedados que midan de verdad 12 pulgadas (30 centímetros), o bien debe dejar de anunciar esos productos como sándwiches de un pie.

DeNittis aseguró que ha medido los sándwiches ofrecidos en 17 establecimientos de la zona, y ninguno ha llegado a una longitud de un pie.

El tema acaparó la atención en internet la semana pasada, cuando un hombre en Australia publicó una foto de un emparedado junto a una cinta métrica, en la página de Subway en Facebook.

Subway, con sede en Milford, Connecticut, no respondió de inmediato a una llamada que solicitaba sus declaraciones sobre la demanda.