La presidenta Dilma Rousseff descartó el miércoles que Brasil sufrirá un desabastecimiento eléctrico por la baja en los sufrieron los reservorios hidroeléctricos en diciembre, y aseguró que las tarifas de energía serán reducidas en forma inmediata.

En un mensaje transmitido en cadena de radio y televisión, la gobernante criticó a políticos opositores y analistas que advirtieron que el país podría enfrentar un racionamiento eléctrico debido al bajo nivel de los reservorios hidroeléctricos, que aportan la mayor parte de la electricidad consumida en Brasil.

"No hay ningún riesgo de racionamiento y estrangulamiento (en el abastecimiento eléctrico) en el corto, medio o largo plazo", declaró la mandataria en la alocución transmitida en el horario nocturno de mayor audiencia de televisión.

Agregó que "algunas personas por precipitación, desinformación u otro motivo, hicieron previsiones sin fundamento cuando los niveles de los reservorios bajaron y las plantas térmicas fueron normalmente encendidas. Como era de esperar, esas previsiones fracasaron, Brasil no dejó de producir un solo kilovatio que necesitaba.".

Rousseff destacó que ante la falta de lluvias en el cierre de 2012, las generadores térmicas que funcionan a base de gas natural, diésel o bagazo de caña de azúcar, fueron accionadas para cubrir el faltante, y que las lluvias registradas en las últimas dos semanas volvieron a abastecer los reservorios, por lo que las plantas térmicas serán desactivas en forma gradual.

Aseguró que con nuevas plantas generadores que entrarán a funcionar este año y nuevas líneas de transmisión, Brasil tendrá 7% más de energía en 2013, y que en los próximos 15 años se duplicará la capacidad actual de generación, de 121.000 megavatios por año.

La mandataria reafirmó además su determinación de reducir la factura eléctrica en Brasil y aseguró que los nuevos precios entrarán en vigor a partir del jueves.

Para usuarios residenciales, la factura eléctrica tendrá una reducción de 18% mientras que para las industrias el corte será de un máximo de 32%.

"Vamos a reducir los costos para el sector productivo, y eso significa más inversión, más producción y más empleo. Todos ganamos con la reducción de las tarifas eléctricas", sostuvo Rousseff. Dijo que firmó el miércoles un decreto que pone en vigor el recorte en la tarifa eléctrica.