Para Lila Downs el mayor milagro, además de la vida misma, es que el folclor mexicano despierte tanto interés a nivel internacional que le haya valido una postulación al Grammy por su disco "Pecados y milagros".

La cantante mexico-estadounidense se medirá el 10 de febrero en la ceremonia de los Grammy con Los Tucanes de Tijuana, Los Cojolites, Mariachi Divas y Gerardo Ortiz en la categoría de mejor álbum de música regional mexicana.

"Jamás pensé que como folclore, porque me considero parte de la familia del folclor mexicano, tuviera tanto éxito. Me parece que el folclor siempre ha sido algo más regional, pero este tipo de menciones (como el Grammy) demuestran que hay una necesidad del pueblo y de la gente por conocer las raíces de un país", dijo Downs el miércoles en una conferencia de prensa realizada en la Ciudad de México.

La cantante de 44 años dijo que se siente muy honrada de que su propuesta musical, que combina jazz, blues, folk y música tradicional mexicana, compita en una categoría que aparentemente sólo incluiría música de banda o mariachi.

"Siempre he creído en lo plural de la música, no en lo purista. Creo que el término (mejor álbum de música regional mexicana) es un concepto más comercial, pero la música mexicana se está desarrollando de manera distinta. A mí me parece que en el pasito duranguense hay mucha crítica, y me creo que los diferentes sonidos en la música tienen su legitimidad", señaló la intérprete.

La ganadora del Latin Grammy en 2005 se hizo acreedora el miércoles a un disco de platino y a uno de oro por la venta de más de 100.000 copias en México de su álbum "Pecados y Milagros" de 2012 . Dicho trabajo discográfico, editado por Sony Music, ha sido uno de los más destacados para Downs en sus dos décadas de carrera musical.