El gobierno de Iowa anunció el miércoles que emitirá licencias de conducción a los jóvenes inmigrantes sin residencia legal que se hayan beneficiado de una orden presidencial para permanecer temporalmente en Estados Unidos.

La decisión, anunciada por el Departamento del Transporte, revirtió una política emitida en diciembre, cuando las autoridades estatales dijeron que las reglas federales no les daban suficiente autoridad legal para entregar licencias a los llamados "dreamers".

El gobierno de Barack Obama clarificó su política la semana pasada, diciendo que los jóvenes a los que se les ha permitido permanecer en el país bajo la ley "Dream Act" son considerados residentes autorizados.

El Departamento de Transporte de Iowa dijo el miércoles que gracias a esa aclaración, podrá emitir las licencias de conducción y tarjetas de identificación.

Bajo el programa federal, ciertos inmigrantes sin papeles de residencia pueden beneficiarse de la suspensión temporal de su deportación, si fueron traídos a Estados Unidos de niños. Deben además cumplir requerimientos de edad, residencia y educación. La suspensión es por dos años, pero es renovable.