La derecha gobernante bloqueó nuevamente un intento de la oposición centroizquierdista de modificar el rígido sistema electoral binominal impuesto por la dictadura militar de Augusto Pinochet al no obtenerse en el Senado el quórum exigido para la modificación.

Por 23 votos a favor, 13 en contra del oficialismo y dos abstenciones de dos senadores también derechistas se rechazó la noche del martes reponer la discusión de un proyecto enviado en 2005 por el entonces presidente Ricardo Lagos.

Se requerían 25 votos, pero senadores derechistas que habían comprometido su voto a favor se abstuvieron. Tres senadores derechistas mantuvieron su posición favorable y votaron junto a la oposición.

La derecha gobernante se ha opuesto sistemáticamente desde la restauración de la democracia en 1990 de cambiar el sistema electoral, que le ha permitido a la alianza de dos partidos derechistas obtener similar representación legislativa a la de la coalición centroizquierdista pese a tener menor cantidad de votos.

El senador de la Unión Democrática Independiente Hernán Larraín dijo el miércoles a radio Cooperativa que el rechazo de su partido fue "porque era un muy mala iniciativa que no conducía solamente al objetivo de cambiar el sistema electoral, sino que tenía otros efectos" como modificar la cantidad de senadores y diputados.

El senador Jaime Quintana, del Partido por la Democracia, uno de los cuatro de la coalición centroizquierdista que gobernó hasta 2010, sostuvo que "aquí lo que tenemos hoy es que hay un partido que se aferra a la constitución y a un sistema electoral como si fuera algo sagrado".

El sistema electoral es uno de los enclaves que aún perduran de la constitución de 1980 hecha aprobar por el fallecido dictador Pinochet en un controvertido plebiscito. Dicho sistema conduce a la creación de dos grandes bloques políticos, excluye a los partidos minoritarios y, en la práctica, hace que una coalición que obtenga 34% de los sufragios iguale en peso a la que reciba 66% de las preferencias, repartiéndose cada una los dos cupos en disputa.

Al rechazarse en el Senado el proyecto de 2005 su tramitación sólo puede hacerse dentro de un año.