Con las temperaturas glaciales de esta semana en Nueva York y Nueva Jersey, uno se pregunta cómo será cuando el Super Bowl se dispute en la región.

De hecho, el próximo año por estas fechas, Nueva York y Nueva Jersey serán anfitriones del Super Bowl en el Estadio MetLife: el 2 de febrero de 2014.

El Farmers' Almanac señala que se espera "una intensa tormenta, lluvia fuerte, nieve y vientos poderosos" para ese fin de semana.

Pero, como dice la meteoróloga del canal de televisión WABC-TV Amy Freeze, a los aficionados al fútbol "les gusta un poco el clima invernal".

Es demasiado pronto para decir con seguridad qué espera a los aficionados y jugadores en el primer Super Bowl en un estadio no cerrado a realizarse en un sitio de clima frío. Se realizará el 2 de febrero de 2014 en un estadio compartido por los Giants y los Jets en East Rutherford, Nueva Jersey.

La temperatura récord para un inicio de Super Bowl es de 3,8 centígrados (39 farenheit), cuando Dallas derrotó a Miami en enero de 1972 en el Tulane Stadium en Nueva Orleáns. Estará mucho más cálido en la misma ciudad cuando los Ravens de Baltimore enfrenten a los 49ers de San Francisco en menos de dos semanas. Estarán en el interior del Superdome.

La NFL sabía que el Super Bowl del próximo año podría jugarse en un clima súper frío.

"Crear un plan para escenificar un Super Bowl en clima frío no es reinventar la rueda", dijo Frank Supovitz, vicepresidente de eventos de la NFL hace dos años. "A menudo se han jugado Super Bowls en ciudades en las que se pueden registrar tormentas invernales, incluidas Detroit, Minneápolis ...", señaló entonces.