Voceros indígenas atribuyeron a presuntos rebeldes de las FARC el asesinato a tiros de un miembro de la etnia nasa al que la guerrilla había amenazado por su trabajo en favor del mantenimiento de su territorio libre de actores armados, se informó el miércoles.

Rafael Mauricio Girón, de 32 años, fue asesinado de seis tiros de fusil la tarde del 20 de enero cuando se desplazaba en motocicleta entre las localidades de Jambaló y Toribío, en el departamento de Cauca y a unos 320 kilómetros al suroeste de Bogotá.

"Fue asesinado vil y cobardemente por esta guerrilla", dijo la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) en un comunicado.

"Reiteramos nuestra posición de autonomía frente a todos los actores de muerte", como denominan a los grupos armados legales e ilegales, agregó la ACIN en el comunicado divulgado en su sitio de internet.

Feliciano Valencia, integrante de la comisión de paz y derechos humanos de la ACIN, dijo el miércoles en diálogo telefónico con The Associated Press que desde 2011, incluyendo a Girón, al menos 53 indígenas de la zona del norte de Cauca han sido asesinados.

"El asesinato está en proceso de investigación de la autoridad indígena, pero lo único concreto que tenemos hasta el momento es que él (Girón) estaba amenazado por la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia", aseguró Valencia. Girón estaba casado y era padre de tres hijos.

Los nasa, que suman unas 115.000 personas en zonas del norte de Cauca, exigen desde hace años tener el control de sus territorios y el retiro tanto de los rebeldes como de los militares y la policía, lo que ha sido descartado por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Esas demandas de retiro se reavivaron en julio cuando las FARC atacaron el casco urbano de Toribío, un paso geográfico clave para el movimiento de rebeldes y drogas hacia el centro y suroeste del país debido a que se ubica entre dos cordilleras y da acceso a la costa del Pacífico colombiano.