Suena como a ciencia ficción: hurgar entre los satélites de comunicación difuntos en busca de piezas valiosas y reciclarlas para construir nuevos más económicos.

Es la más reciente idea del ala de investigación del Pentágono conocida por financiar proyectos creativos. La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés) invertirá 180 millones de dólares para poner a prueba tecnologías que puedan hacer esto posible.

Cuando los satélites se sacan de servicio, ciertas piezas — como antenas y paneles solares — muchas veces siguen funcionando. Actualmente no existe un esfuerzo de rutina para salvar y reutilizar partes satelitales que alguna vez estuvieron en el espacio.

Una prueba clave se realizará en 2016, cuando la DARPA lance una misión de demostración que buscar dar nueva vida a una antena de un satélite todavía por determinar y que dejará de estar en funciones.

La agencia ha identificado unos 140 satélites en desuso que puede elegir para su primera prueba.