El presidente Evo Morales dijo el martes que sueña con que Bolivia recupere una salida propia al mar para el año 2025 y destacó los logros económicos que dijo ha alcanzado el país bajo la gestión del ministro de Economía, Luis Arce Catacora, de quien confundió su segundo apellido con el de un ex dictador militar.

Morales presentó su informe al país desde la Asamblea Nacional en el tercer año de creación del Estado Plurinacional boliviano y siete años de su gobierno.

El mandatario abundó en elogios a Arce Catacora, que lo acompaña desde el primer día de su gobierno, por el buen desempeño económico que vive el país. Dijo que en sus siete años de gestión se hizo más que en 180 años anteriores desde que Bolivia nació como república.

El gobierno atribuye el buen momento económico a la "recuperación de los recursos naturales", como la nacionalización de los hidrocarburos y de otras industrias, y a sus políticas estatistas. Para expertos y la oposición se debe a los buenos precios de las materias primas que quintuplicaron las exportaciones hasta 11.500 millones de dólares el año pasado.

El PIB de Bolivia se duplicó, de 11.500 millones de dólares en 2006 a 24.600 millones en 2011, según el Fondo Monetario Internacional (FMI) con un promedio anual de crecimiento económico de 4,7% y una tasa inflacionaria en torno al 5% en los siete años.

El mandatario dijo que la meta del país debe ser erradicar la extrema pobreza, garantizar servicios básicos para todos y crear industrias para transformar las materias primas hasta el 2025 cuando el país celebre su bicentenario.

Para ese año, 2025, dijo que también sueña con que su país recupere una salida propia al mar, una permanente demanda de Bolivia a Chile. Bolivia perdió el acceso al Pacífico en una guerra con Chile en 1879.

Al mencionar al ministro de Economía Arce Catacora en su discurso, lo nombró como Luis Arce Gómez, un coronel condenado por el asesinato de líderes izquierdistas en los 80.

"Lo estoy confundiendo con un dictador", reaccionó Morales cuando legisladores le corrigieron desde la testera.

Morales es el primer presidente indígena. En 2009 aprobó una nueva Constitución con más poder para los indígenas. No obstante, la oposición y organismos como la Iglesia Católica le atribuyen tendencias autoritarias.

Con siete años continuos, es el segundo más largo e ininterrumpido de la historia boliviana.

Morales cerró 2012 con un 52% de aprobación y últimamente su gobierno se ha visto sacudido por escándalos de corrupción. A pesar de ello ratificó a su gabinete.

El martes cerró la celebración con un desfile militar y de organizaciones sociales que respaldan a su gobierno.