Mariel Hemingway dice que ha dejado las locuras destructivas atrás y solo conserva locuras positivas.

Hemingway vino al Festival de Cine de Sundance para el estreno del documental "Running from Crazy", una crónica sobre la historia de enfermedades mentales que llevó a siete familiares suyos a suicidarse, entre ellos su hermana Margaux y su abuelo, el gran escritor Ernest Hemingway.

Dirigida por Barbara Kopple y con Oprah Winfrey como productora ejecutiva, la película incluye segmentos en los que Mariel se sincera y habla de cómo superó su propia depresión y pensamientos suicidas.

"Honestamente puedo decir que creo que ahora la locura mala se ha ido. La locura buena sigue aquí, pero de verdad ya no estoy deprimida", dijo Hemingway, de 51 años, en una entrevista conjunta con Kopple. "Se fue. Con honestidad puedo decir que hace años. Ahora me río de mí misma, me divierte".

Kopple también encontró un valioso tesoro oculto en material para un documental que Margaux rodaba sobre su abuelo Ernest y que muestra los distintos caminos que tomaron las hermanas. Margaux, una supermodelo cuya carrera actoral decayó cuando la de Mariel florecía, murió por una sobredosis de drogas en 1996.

"Running from Crazy" explora las bravuconerías de Ernest Hemingway — el laureado Nobel bebedor, amante de las corridas de toros y de las mujeres — y cómo las mismas escondían un alma adolorida. El autor puso fin a su vida pegándose un tiro en la cabeza en 1961, unos meses antes que Mariel naciera.

El filme también saca a la luz a una familia en negación — Mariel, Margaux y su hermana mayor, Joan, apodada en su familia como Muffet — , criada por padres que abusaban del alcohol y peleaban violentamente cuando bebían y que se negaron a reconocer lo que Mariel llama una maldición familiar de enfermedades mentales.

Hemingway comparte una emotiva reunión con Muffet, quien por años estuvo entrando y saliendo de instituciones psiquiátricas; muestra el riguroso ejercicio y técnicas de autoayuda que ha usado para superar la depresión y revela oscuros secretos de su familia, incluyendo su creencia de que su padre abusaba sexualmente de sus hermanas mayores.

"Lo que tiene Mariel, quiero decir, es el sueño de cualquier documentalista, porque una se sienta a la mesa con ella y todo sale, porque tiene un propósito más grande para esto. Ella realmente quiere arrojar luz al (problema del) suicidio y las enfermedades mentales", dijo Kopple, ganadora de dos Oscar por los documentales "Harlan County, U.S.A." y "American Dream".

"Si otros ven cómo ella lo hace y cómo se ha construido este estilo de vida saludable y maravilloso, verán que ellos también pueden lograrlo", expresó.

Mariel Hemingway aborda los resentimientos entre ella y Margaux, quien protagonizó la película de 1976 "Lipstick" y le consiguió a Mariel un papel de reparto que lanzó su carrera actoral. Los críticos no fueron benevolentes con la actuación de Margaux, quien terminó haciendo películas cursis de acción y terror como "Pirañas asesinas". Pero Mariel recibió sólidos elogios, fue nominada a un Oscar tres años después por la cinta de Woody Allen "Manhattan" y protagonizó filmes como "La mejor marca" y "Star 80".

El documental incluye escenas en las que Mariel visita la casa de su abuelo en Idaho y el cuarto donde éste se suicidó. También visita las tumbas de sus padres, su hermana y su abuelo, observando tristemente cómo los admiradores dejan botellas de Jack Daniels al pie de la lápida de éste.

El título, que quiere decir "Escapando de la locura", deriva de un comentario de Hemingway de que así pasó su vida, tratando de huir de lo que parecía un nefasto legado para ella y sus hermanas, con quienes discute la historia familiar en el filme.

"Algunos me dicen que es un título muy fuerte, pero yo no lo veo así. 'Gracias a Dios''', dice Hemingway. "La locura terminó. A veces me acompaña, pero es un tipo de locura diferente. Mi vida ahora tiene diversión, estoy contenta. Pero hubo una época en la que realmente no lo estaba. Una época, mi vida entera, probablemente 40 años que pasé tratando de no ser la persona que estaba destinada a ser".