España colocó deuda de corto plazo por 2.800 millones de euros (3.700 millones de dólares) y los intereses que pagará disminuyeron drásticamente.

La cantidad recaudada supera la prevista y es nueva señal de que amainan las preocupaciones entre los inversionistas sobre el futuro económico del país.

Los intereses que paga España en sus bonos han disminuido desde los altos niveles inviables de 2012, después de que el Banco Central Europeo ofreciera asistencia a los países en dificultades por sus deudas soberanas.

El Tesoro dijo el martes que colocó bonos a tres meses por 1.210 millones de euros a un interés promedio de 0,44%, una baja respecto del 1,19% que pagó en la subasta similar del 18 de diciembre.

También colocó deuda a seis meses por 1.580 millones de euros por la que pagará un interés de 0,88%, en comparación con el 1,61% de diciembre.

La subasta de bonos fue la cuarta exitosa en lo que va del año en España, país afectado por la recesión.