En el estado de Nueva York ha aumentado el apoyo al posible proyecto de ley "DREAM Act" que daría ayuda financiera y otras prestaciones públicas a los jóvenes que carezcan de permiso para vivir en el país pero quieran inscribirse en la universidad.

La propuesta es impulsada por el presidente de la asamblea estatal neoyorquina Sheldon Silver.

Ahora, el gobernador Andrew Cuomo y los legisladores republicanos que controlan el Senado estatal están interesados en analizar el proyecto.

La ley DREAM, de ser aprobada, ayudaría a las familias de inmigrantes pobres a costear estudios superiores y crearía una comisión para recaudar fondos destinados a becas.

El costo estimado de esa ayuda oscila entre 17 y 20 millones de dólares anuales.

La idea ha vuelto a renacer tras perder fuerza por las presiones republicanas en Albany y Washington hace un año.