Las fuerzas armadas de Francia lanzaron una decena de operaciones durante el fin de semana en Malí con cazas y helicópteros artillados, mientras un grupo extremista amenazó con atacar a países que participan en la intervención destinada a expulsar a los islamistas de sus bastiones.

Francia dijo que había atacado "vehículos terroristas" en seis de las acciones de las últimas 24 horas, y que la campaña contra los milicianos estaba progresando.

Las fuerzas francesas han ampliado sus posiciones hacia el norte desde la localidad central de Markala luego de reforzar su presencia en las comunidades de Niono y Mopti, según el coronel Thierry Burkhard, vocero de la institución castrense de Francia.

En una entrevista con el canal de televisión France-5, el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, dijo que no tenía conocimiento de bajas civiles.

Afirmó que los ataques aéreos habían causado pérdidas "significativas" — aunque no detalladas — entre los extremistas, y que ha habido solamente escaramuzas menores en tierra con la participación de la tropa francesa.

También el domingo, el grupo extremista implicado en la cruenta toma de rehenes en Argelia amenazó con nuevos ataques a blancos extranjeros si Francia no detiene de inmediato su operación militar en Malí.

En un comunicado, la Brigada Enmascara advirtió de otros ataques a cualquier país que apoye la intervención militar de Francia en Malí.

"Prometemos a todos los países que participaron en la campaña de los cruzados (...) que ejecutaremos más operaciones si no revierten su decisión", dijo el grupo, de acuerdo con una transcripción difundida por SITE Intelligence Group.

Francia comenzó la ofensiva militar en Malí el 11 de enero, y ha dicho que los países africanos deben encabezar la campaña.

Francia informó que unos 400 soldados de Nigeria, Togo y Benín llegaron el domingo a Bamako para asistir en el entrenamiento de una fuerza africana para Malí. Un contingente militar de Chad, cuya tropa es considerada como familiarizada en operaciones en zonas desérticas como el norte de Malí, también llegó, dijo Le Drian.