La derrota del partido de Evo Morales en la elección de una gobernación en la provincia amazónica de Beni es un indicio de la confrontación que según los opositores y analistas marcará los comicios presidenciales de 2014, en los que el mandatario anticipó su deseo de buscar una segunda reelección.

Conteos rápidos dan la victoria al abogado Carmelo Lens de una alianza de los mayores partidos de oposición con un 52,6% de los votos frente a 44% de la ex reina de belleza y ex modelo Jessica Jordan, la candidata del oficialista Movimiento al Socialismo que en 2010 perdió en esa región del noreste. Beni fue en la única región donde hubo comicios por la renuncia del anterior gobernador.

Los resultados muestran la dificultad de Morales para consolidar su proyecto político en el oriente a pesar del avance en esa zona. Morales también ha sufrido un retroceso en las ciudades frente al voto rural, que se mantiene leal. Con la victoria en Beni la oposición consolida dos gobernaciones frente a siete del oficialismo.

Bolivia está dividida en dos regiones, la andina y la amazónica, y las visiones muchas veces contrapuestas de ambas han marcado la polarizada vida política, económica y hasta cultural del país. En las últimas décadas, sin embargo, las migraciones desde el occidente han contribuido a amortiguar las tendencias, según analistas.

"La elección de Beni marca un termómetro para los comicios presidenciales. Se abre un nuevo escenario político con una oposición estimulada y unida pero todavía es prematuro anticipar. Es obvio que el gobierno se va distanciando del electorado", dijo a The Associated Press el profesor universitario Carlos Cordero.

Al proclamarse ganador al domingo en la noche, Lens sostuvo que "con mi triunfo, el mayor perdedor es Evo Morales", en alusión a la participación directa del mandatario en la campaña y al financiamiento "millonario" del gobierno a favor de Jordan.

Nacida en Inglaterra y criada en Bolivia Jordan, de 27 años, reconoció que va perdiendo en los cómputos. "Voy a esperar los resultados oficiales, tengo la esperanza en el voto del área rural y espero llegar a la segunda vuelta. Allí daremos pelea", dijo.

Para la oposición los comicios en Beni, una región casi del tamaño de Inglaterra, han sido una suerte de "plebiscito contra Morales" y han mostrado que una alianza de todos los opositores "es la estrategia indicada para derrotar al oficialismo" en 2014, dijo el empresario y líder de la oposición Samuel Doria Medina.

Vapuleada muchas veces en las urnas por Morales, esta vez la oposición superó sus diferencias y se unió en un frente. La excepción fue el ex alcalde de La Paz, Juan del Granado, ex aliado del gobierno quien optó por apoyar al candidato indígena disidente Pedro Nuni, que apenas logró poco más de 2% de los votos.

"Del Granado debe darse cuenta que solo no podrá contra Morales, el camino es una alianza unida fuerte", dijo Doria Medina, líder de Unidad Nacional.

El lunes el vicepresidente Alvaro García reconoció la "victoria contundente" de la oposición pero dijo que el MAS creció en una región que le era adversa. El martes el mandatario celebrará siete años en el gobierno con la popularidad en torno a un 52%.