El explorador marciano de la NASA Opportunity se embarca tranquilamente esta semana en su décimo año de trabajos, un hecho memorable y dulce, pues sólo tenía la tarea de trabajar durante tres meses.

Opportunity ha trabajado durante tanto tiempo sobre la superficie del planeta rojo que es fácil olvidar que aún está activo, sobre todo porque cada movimiento del otro explorador de la NASA, Curiosity, a unos 8.000 kilómetros (5.000 millas) de distancia sobre el planeta rojo, le roba la atención.

"Opportunity aún está funcionando. Imagínese", dijo el subdirector investigador de la misión Ray Arvidson, de la Universidad de Washington en San Luis.

Es verdad, no es tan estilizado como el Curiosity, el explorador interplanetario de más alta tecnología alguna vez diseñado, el cual asombró al mundo al posarse cerca del ecuador marciano hace cinco meses.

Después de muchos años trabajando vigorosamente de un cráter a otro, Opportunity ya tiene ciertos achaques: Tiene una articulación artrítica en su brazo robot y se traslada mayormente hacia atrás debido a una rueda posterior atorada.

Durante los últimos meses ha estado estacionado sobre una colina rica en arcilla en el borde occidental del cráter Endeavour, el cual es un escenario diferente a cualquiera que haya encontrado antes. Se planea que concluya trabajos en su punto actual en los próximos meses y después se traslade al sur, donde el terreno parece incluso más fácil para el movimiento de exploradores.

Mucho antes de que Curiosity fuese el explorador favorito de todos, Opportunity era el consentido.

El explorador de seis ruedas accionado por energía solar tocó suelo marciano al descender en un paracaídas en el cráter Eagle, en el hemisferio sur del planeta, el 24 de enero de 2004, semanas después de que su gemelo Spirit descendiera en el lado opuesto de Marte.

Durante los tres primeros meses hubo actualizaciones frecuentes sobre los movimientos de los exploradores mellizos. El mundo, al parecer, siguió cada trayecto, cada roca tocada e incluso se preocupó por un desperfecto de Spirit, del cual se recuperó.

Opportunity hizo honor de inmediato a su nombre (Oportunidad) tocando un antiguo lecho lacustre con minerales que se formaron en presencia de agua, un ingrediente crucial para la vida. Posteriormente, Opportunity realizó uno de los descubrimientos más importantes: Abundantes indicios de un medio ambiente antiguo que fue más cálido y húmedo que el estado actual, desértico, frío y polvoriento.

Spirit, por otra parte, toco suelo en un punto menos interesante y tuvo que trasladarse cierta distancia para encontrar evidencia geológica de un pasado con agua. Después de seis años productivos rodando de aquí para allá, quedó en silencio en 2010, atorado para siempre en la arena marciana.

___

Alicia Chang está en Twitter como: http://twitter.com/SciWriAlicia