Centenares de vuelos fueron cancelados el lunes en Gran Bretaña, Francia y Alemania debido a la nieve que cubre gran parte de Europa occidental.

El aeropuerto londinense de Heathrow canceló unos 130 vuelos, el 10% del total diario, mientras que el domingo las cancelaciones representaron el 20%.

Los vuelos han quedado afectados desde el viernes en Heathrow, el aeropuerto más concurrido de Europa, que se ha visto congestionado por largas filas y pasajeros que han tenido que acampar en los pasillos de las terminales ante la imposibilidad de viajar.

Heathrow sostiene que ha gastado millones de libras para mejorar su capacidad de operación en invierno desde que el aeropuerto quedó virtualmente cerrado por la nieve durante varios días en diciembre del 2010. Empero, dijo que la baja visibilidad obliga a ampliar los tiempos de aterrizaje y despegue de aviones, lo que causa retrasos y cancelaciones.

El 40% de los vuelos fueron cancelados en los aeropuertos Charles de Gaulle y Orly de París.

El aeropuerto de Fráncfort, el más grande de Alemania, dijo a la agencia oficial noticiosa dpa que 180 vuelos han sido cancelados debido al hielo.

En Munich, donde cayeron 13 centímetros (más de 5 pulgadas) de nieve durante la noche, otros 200 vuelos fueron cancelados y se prevén prolongados retrasos en ambas instalaciones.

En el norte de Alemania, carreteras congeladas en las afueras de Berlín obligaron al cierre de una prolongada sección de autopista en la hora punta del lunes por la mañana, y los trenes de alta velocidad entre París y Alemania que pasan por Bruselas sufrieron dilatados retrasos.

Los trenes británicos y los servicios ferroviarios desde Francia y Bélgica hacia Londres quedaron interrumpidos. En Gran Bretaña, además, centenares de escuelas se mantuvieron cerradas.