Las autoridades los cadáveres de cuatro de las nueve personas que el fin de semana cayeron a las aguas en el lado argentino del río Paraná, cuando navegaban en una precaria lancha.

Claudio Mazziotta, jefe del Departamento de Operaciones de la Zona Bajo Paraná de la Prefectura Naval (Guardacostas), dijo al canal Todo Noticias que el lunes se hallaron en el agua los cadáveres de Aníbal Guillermo Martínez, de 63 años, Julio Pérez, de 53, y Luis Pereyra, de 46. En tanto, Marco Comas, de 46, fue encontrado muerto el domingo.

El accidente se produjo cuando la lancha en la que pescaban los hombres se dio vuelta a la altura del límite de las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires. Cinco de sus ocupantes fueron rescatados.

La embarcación que volcó era de plástico, tipo canoa y con un pequeño motor de 13 caballos de fuerza.

Cristian Pérez, hijo de Julio Pérez --una de las víctimas--, dijo al diario Clarín que la lancha "era una precariedad total y tenía capacidad para cuatro o seis personas como mucho, pero iban nueve". Además no contaba con salvavidas.

Los guardacostas señalaron por su parte que la lancha no estaba registrada.