El Barcelona perdió el sábado por primera vez esta temporada en la liga española al caer 3-2 ante la Real Sociedad, y vio truncadas dos rachas impresionantes de 10 victorias seguidas a domicilio y 12 en total al inicio de la segunda ronda del campeonato, despidiéndose también de su balance perfecto de visitante.

Además, el líder del campeonato sufrió de forma traumática su primera derrota liguera desde el pasado 21 de abril, pues tenía ventaja de 2-0 luego de los goles de Lionel Messi a los siete minutos y de Pedro Rodríguez a los 25.

Pero, mejorando la gesta de la campaña anterior sobre el mismo escenario (empate por 2-2), la Real igualó con un doblete del uruguayo Alejandro Castro (41 y 62) y culminó la remontada en los descuentos por vía de Imanol Agirretxe, con el cuadro vasco se confirmó como serio candidato a pelear puestos europeos.

"Felicito a la Real. Fue más mérito de ellos que demérito nuestro. Hemos tenido cinco ocasiones en la primera parte pero, por circunstancias del fútbol, no marcamos el tercero, ellos marcaron el primero y, tras la expulsión de (el zaguero Gerard) Piqué, todo fue más difícil", analizó el técnico barcelonista, Tito Vilanova.

Su colega Philippe Montanier, elogió la fe de la Real: "Sufrimos, pero no nos venimos abajo. Espero que el triunfo nos dé confianza".

El Barsa, que no cedía puntos desde la séptima fecha cuando empató con el Madrid, sigue comandando la clasificación con 55 unidades de 60 posibles y 11 de ventaja respecto al Atlético de Madrid, que enfrenta el domingo al Levante. El Madrid, tercero, visitará al Valencia.

El próximo rival del Barsa, el jueves en la Copa del Rey, es el Málaga que entrena el chileno Manuel Pellegrini, que no pasó del empate 1-1 con el Celta de Vigo al cierre de la jornada.

Un gol del argentino Martín Demichelis adelantó al Málaga a los 37 minutos, pero su compatriota Augusto Fernández (76) niveló. El conjunto de Pellegrini sigue fuera de las plazas que dan boleto a jugar la próxima Liga de Campeones.

En cotejo anterior, el Granada ganó su segundo partido de local al vencer 2-0 al Rayo Vallecano, eludiendo los puestos de descenso gracias a los goles de Jordi Amat a los 24 minutos en su propio arco y José Del Pozo "Recio" a los 80.

Getafe prácticamente no hizo nada ante el visitante Sevilla pero, gracias a un tiro libre de Adrián Colunga (44) rescató un empate por 1-1 tras el tanto inicial de José Antonio Reyes (40).

El estreno liguero del técnico Unai Emery con el Sevilla se saldó pues en reparto de puntos, mientras que Getafe sumó su octava fecha sin ganar.

En San Sebastián, el Barsa intentó imponer su estilo desde el inicio, y pronto Andrés Iniesta repartió un caramelo a Messi que el rosarino, en inusual fallo, cruzó desviado.

Acostumbrado a no perdonar dos veces seguidas, Messi abrió el marcador en la siguiente acción, nacida de un error en la entrega del arquero chileno Claudio Bravo, pase de Iniesta, amago de Cesc Fábregas y control y zurdazo desde el balcón del área del máximo cañonero del campeonato con 29 tantos. Las 10 fechas seguidas con gol de Messi, que suma 16 dianas en ese tramo, igualaron el récord del club, compartido con Mariano Martín (1943) y el brasileño Ronaldo (1997).

La presión avanzada del Barsa causaba pánico en la zaga blanquiazul y, tras un momentáneo parón por fallos en la iluminación del estadio y disparo al poste de Rodríguez, los azulgranas ampliaron al rematar Rodríguez en el área chica un centro de Dani Alves desde la derecha.

Tras otra indecisión de Bravo en balón largo que Messi envió al poste, mejoró la Real, capaz de recortar en una jugada que inició en banda derecha y, tras error en el despeje de Piqué, toque de Antoine Griezmann y prolongación del mexicano Carlos Vela, murió en la izquierda con un violento zurdazo de Castro a la red.

Tanto Bravo como Víctor Valdés respondieron con seguridad en respectivas voleas de Messi y Castro al filo del descanso, pero el Barsa perdió brío en la segunda mitad y la Real se envalentonó, sumando viento a favor con la expulsión de Piqué, cuyas dos tarjetas amarillas forzó Vela.

Con superioridad numérica y media hora por delante, los blanquiazules se fueron por la yugular del líder, que concedió el empate en un derechazo de Castro que desvió la pierna del argentino Javier Mascherano, ingresado de suplente.

Mascherano volvió a fallar en el empuje final de los locales, que vieron premiada su fe en el remate en boca de gol de Agirretxe, cuya marca correspondía al argentino.

El Málaga dominó la posesión sobre el Celta y cobró ventaja con el tanto de Demichelis, rematador final de una accidentada jugada en que intervinieron decisivamente Joaquín Sánchez, el también argentino Diego Buonanotte y el paraguayo Roque Santa Cruz.

Pero la zaga local pecó de falta de contundencia en el tramo final, circunstancia que aprovechó Fernández para rescatar apenas el cuarto punto para el Celta en calidad de visitante.