Tony González recuerda la conversación que tuvo con el ex lineman defensivo de los Giants de Nueva York, Michael Strahan, quien ganó el título del Super Bowl en el último partido de su carrera.

Retirarse a lo grande había sido el tema del diálogo.

"Así es como uno quisiera hacerlo", dijo el jueves González. "Ese es el sueño de todo deportista. Sea el deporte que sea. Uno querría ganar un campeonato e irse. Es mi situación en este momento", agregó.

Para González, pasaron 16 años antes de que por fin ganara un partido en la postemporada de la NFL.

Ahora, está a dos victorias de conquistar el Super Bowl con los Falcons de Atlanta a fin de retirarse de la misma manera que Strahan.

"No hay duda que yo quisiera y podría jugar este deporte otros tres años, y a un alto nivel", dijo González, de 36 años. "Sin embargo, llega el momento en el que uno ha alcanzado todo lo que se ha querido en este deporte".

Bueno, todo, menos un anillo del campeón.

"Lo cierto es que la única razón por la que jugué las últimas dos campañas fue por una oportunidad como ésta", señaló el tight end. "Ahora que se presenta, siento que el desenlace ha llegado. Pero hay más de que ocuparse ante este cierre. Hay que ganar esta semana y después el Super Bowl".

Los Falcons (14-3), el equipo con la mejor foja de la Nacional en la campaña regular, recibirán el domingo a los 49ers de San Francisco en el partido por el campeonato de esa conferencia. Si ganan, los Falcons avanzarán al Super Bowl por segunda vez en la historia del equipo. Aun si González no está totalmente comprometido con irse de la NFL, el vestuario de Atlanta coincide en que debe tener su último regalo de retiro.

González ha dado mucho al deporte, ha atrapado más pases que nadie en la historia de la NFL salvo Jerry Rice. El jugador ha dado muchísimo a los Falcons en los últimos cuatro años, ha trabajado con jugadores más jóvenes y ha puesto el ejemplo para que todos lo sigan.

"Sabemos de lo que es capaz en el terreno", dijo el entrenador de los Falcons, Mike Smith. "Sin embargo, Tony es mentor de muchos jugadores en el vestuario. No es un jugador de muchas palabras, pero cuando viene a trabajar, viene a trabajar. Siempre decimos a los jugadores jóvenes en el vestuario: '¿Ven a ese jugador ahí? Hagan lo que él hace'''.

La influencia de González ha tenido su efecto en jugadores como el receiver Julio Jones, quien juega profesional por segunda campaña.

Incluso Roddy White, quien ya era uno de los mejores receptores de la NFL cuando los Falcons adquirieron a González tras 12 campañas con Kansas City, ha aprovechado uno o dos aspectos desde la llegada del número 88.

___

Paul Newberry está en Twitter en www.twitter.com/pnewberry1963