El vicecanciller de Bolivia denunció que Chile toma represalias contra su país al obstruir el libre tránsito de mercaderías por la frontera, violando así un tratado bilateral.

Centenares de camiones bolivianos quedaron varados dos días de esta semana en un puesto fronterizo a 220 kilómetros al sur de La Paz porque se cortó la electricidad e internet, que son provistos por Chile, dificultando el control aduanero, dijo Juan Carlos Alurralde en rueda de prensa el viernes.

Un acuerdo para agilizar el comercio fronterizo obliga a Chile a dotar de servicios básicos, pero desde que el presidente Evo Morales advirtió con demandar a Chile ante tribunales internacionales por una salida al mar para Bolivia Santiago aplica un "trato rudo y rígido" y normas unilaterales en la frontera, agregó Alurralde.

La cancillería boliviana envió una "queja verbal" en la que además pidió a Chile que se le permita instalar su propio generador eléctrico y una antena.

Bolivia perdió su litoral en una guerra con Chile entre 1879 y 1883. Para compensar Santiago firmó un tratado de límites en 1904 que reconoce el libre tránsito del comercio boliviano hacia los puertos del norte chileno.

Más de 74% de la carga de exportación se mueve por Arica, Iquique y Antofagasta, pero el gobierno de Bolivia ha venido alegando que su vecino incumple el tratado y ha pedido la revisión, lo que Chile rechaza.

Santiago a su vez responsabilizó a La Paz de interrumpir desde hace tres años las negociaciones bilaterales.

Los dos países mantienen un cruce verbal permanente. El presidente Evo Morales dijo el jueves que aprovechará su presencia en la cumbre de la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños a celebrarse en Santiago la próxima semana para denunciar a Chile y solicitar apoyo a la demanda marítima de su país.