El técnico de Liverpool, Brendan Rodgers, criticó a Luis Suárez después que el delantero uruguayo admitió que fingió una falta en un partido en octubre.

Suárez dijo haberse tirado al césped en un intento por conseguir un penal en un partido contra Stoke por la liga Premier. El árbitro no pitó la falta.

Rodgers describió el comportamiento del uruguayo como "inaceptable" y dijo que el club tomará medidas al respecto.

"Hablé con Luis y manejaremos esto de forma interna", comentó el timonel.

Suárez, de 25 años, también estuvo involucrado en una polémica la semana pasada por tocar la pelota con la mano antes de marcar el gol del triunfo contra Mansfield, en un partido por la tercera ronda de la Copa de la FA.

El ariete es el máximo artillero de Liverpool esta temporada, con 19 goles en todas las competencias.