Las autoridades de Paraguay admitieron el jueves que una invasión en Asunción y sus alrededores de mosquitos del tipo aedes aegypti, que transmiten el dengue, provocó la muerte de siete personas.

Antonio Arbo, ministro de Salud Pública, dijo en conferencia de prensa que debido a la irrupción masiva de los mosquitos "la alerta epidemiológica se extenderá por otras doce semanas en todo el país. Los hospitales públicos están obligados en este tiempo a atender prioritariamente a personas con síntomas y signos de la enfermedad dengue".

El funcionario reconoció la muerte de siete individuos, todos del área metropolitana --Asunción y 14 pueblos aledaños-- "que es la zona con mayor infestación larvaria".

La sangre de otros once fallecidos es analizada por el Ministerio de Salud para confirmar si el dengue fue la causa de las muertes u otras patologías.

"La población debe entender que no sólo debe ser combatido el mosquito adulto sino, principalmente, los criaderos: el agua estancada", advirtió el ministro.

El año pasado hubo 70 decesos a causa de esta enfermedad, desde las 62 víctimas fatales de 2011.

Los síntomas del dengue son fuertes dolores de cabeza y de las articulaciones, diarrea, vómitos y fiebre alta.