España subastó 4.500 millones de euros (5.970 millones de dólares) en bonos de mediano y largo plazo, que encontraron una buena demanda, lo que hizo que bajaran las tasas de interés ante la mitigación de los temores sobre si el país necesitaría ayuda externa para manejar sus finanzas.

El Tesoro vendió 2.410 millones de euros en bonos a tres años, con una tasa promedio de interés de 2,71%, por debajo del 3,35% observado en la subasta anterior, del 13 de diciembre.

Asimismo, se colocaron 1.580 millones de dólares en instrumentos a cinco años, con una tasa de 3,77%, en comparación con el 3,98% registrado el 10 de enero, así como 512 millones de dólares en bonos con vencimiento en 2041 y con un rendimiento de 5,69%.

Los costos del préstamo en España han bajado. Alcanzaron niveles insostenibles el año pasado, después de que el Banco Central Europeo ofreció ayuda a los países que soportaban una pesada carga de deuda.