Seis pesos por día. Según el gobierno, esa cifra alcanza para comer durante un día.

Pero en las calles de la capital, los seis pesos no alcanzan para más de un paquete de goma de mascar o un frasco de yogurt o un simple alfajor. Esta golosina tradicional de dulce de leche o chocolate es deliciosa pero apenas satisface lo que el gobierno denomina "requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un hombre adulto, entre 30 y 59 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades".

Mientras el Fondo Monetario Internacional se aprestaba el jueves a sancionar a la Argentina por datos inflacionarios imprecisos, The Associated Press revisó precios en Buenos Aires y no pudo hallar una lata de gaseosa por menos de 8 pesos. Incluso un emparedado de jamón y queso — sin lechuga ni tomate — costaba 13 pesos en un negocio céntrico.