Un potente coche bomba golpeó el miércoles la sede local del partido de un importante líder kurdo, mató al menos a cuatro personas e hirió a decenas, informó un funcionario de la disputada ciudad iraquí de Kirkuk.

El presidente del consejo provincial de Kirkuk, Torhan Hassan, dijo que el coche conducido por un atacante suicida estalló fuera de las oficinas del Partido Democrático del Kurdistán. El partido es dirigido por Massoud Barzani, el presidente de la región kurda de Irak, que es en gran medida autónoma.

Torhan dijo que 90 personas resultaron heridas, lo que sugiere que la cifra de muertos podría aumentar.

La explosión se produce en medio de crecientes tensiones en medio de la división étnica y sectaria de Irak.