La Legislatura de Nueva York aprobó el martes la iniciativa de ley para el control de armas más dura de Estados Unidos y la primera desde la matanza en la escuela de Newtown, Connecticut.

El proyecto de ley contempla una prohibición más estricta para la venta de armas de asalto y provisiones para tratar de alejar las armas de los enfermos mentales.

El gobernador Andrew Cuomo había presionado por esa legislación y se espera que pronto promulgue la ley.