El Real Madrid, siempre implacable en el contragolpe, quedó con un pie adentro en las semifinales de la Copa del Rey tras vencer el martes 2-0 a un Valencia que sufrió con un gol en contra del mexicano Andrés Guardado y la falta de eficacia frente al arco contrario.

Karim Benzema adelantó al Madrid a los 37 minutos en su estadio Santiago Bernabéu. El atacante francés culminó un fulminante contragolpe, luego que Michael Essien se combinó con Sami Khedira por la banda izquierda.

Impulsado por la sociedad entre el argentino Ever Banega y Dani Parejo en el mediocampo, el Valencia fue de menos a más y pasó a dominar.

A los 67, el arquero madridista Iker Casillas ahogó el grito de gol del Valencia cuando contuvo un remate envenenado de Roberto Soldado. La pelota quedó servida para Jonas, pero el jugador brasileño remató desviado.

Seis minutos después, el Madrid sentenció con el tanto en propia puerta de Guardado al tratar de despejar un centro de Fabio Coentrao que buscaba al argentino Gonzalo Higuaín.

El Madrid pudo abultar el resultado en los minutos finales con un par de ocasiones de gol desperdiciadas por Cristiano Ronaldo y Mesut Oezil.

De todas formas, el 2-0 es un resultado favorable con miras al choque de vuelta en el estadio Mestalla de Valencia.

Y también sirvió para aplacar el ambiente de tensión que rodea al club, que en la liga española se encuentra muy por detrás del líder Barcelona, a 18 puntos.

"Siempre quieres jugar bien y ganar", dijo el segundo entrenador del Madrid, Aitor Karanka. "Por mucho que la gente piense que se puede descuidar la Liga, no es así, es muy difícil cambiar el chip".

El Valencia lamentó no haber podido irse del Bernabéu con por le menos un gol anotado.

"La eliminatoria no está sentenciada, es un resultado muy adverso, sobre todo para cómo ha ido el partido, pero tenemos posibilidades", declaró el técnico del Valencia Ernesto Valverde, quien fue expulsado tras el segundo gol por reclamarle al árbitro.

"Me voy dolido, perdimos un partido en el que, a pesar del final, que el Real Madrid pudo ampliar la diferencia, nuestros méritos no fueron como para un resultado tan excesivo", dijo Valverde, quien sufrió su primera derrota al frente del equipo tras el despido del entrenador argentino Mauricio Pellegrino.