El Ministerio de Transporte de Japón anunció el miércoles que todos los aviones Boeing 787 permanecerán en tierra en el país para efectuarles revisiones de seguridad, en el revés más reciente a ese jet de pasajeros más moderno.

Uno de los aviones 787 de All Nippon Airways efectuó el miércoles un aterrizaje de emergencia en el oeste de Japón tras de que la cabina de mando avisara de problemas en las baterías, en la dificultad más reciente que han tenido este tipo de aviones como un incendio en el conjunto de baterías y fugas de combustible. Nadie resultó con lesiones graves.

El ministerio dijo el miércoles que recibió avisos de la ANA, que opera 17 de los jets, y Japan Airlines, que tiene siete, de que todos sus aviones 787 permanecerán en tierra.

La decisión fue voluntaria por parte de las aerolíneas. Sin embargo, el ministerio dijo que ha descrito el problema del miércoles como un "incidente grave" que podría propiciar un accidente.