El presidente Juan Manuel Santos dijo el lunes que si el presidente venezolano Hugo Chávez fallece, espera que su posible sucesor, el vicepresidente Nicolás Maduro, apoye también el proceso de paz que realiza su gobierno actualmente con la guerrilla de las FARC.

"Espero que si el presidente Chávez se muere, el vicepresidente Maduro mantenga la colaboración que el presidente Chávez nos dio" para el proceso de paz con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, aseguró el jefe de Estado durante una extensa entrevista con la emisora local Caracol Radio.

En su concepto, "Maduro ha venido también colaborando y ayudando muchísimo desde el principio (el proceso). De hecho, ha sido la persona que el presidente Chávez puso como a empujar el proceso. Él está igualmente entusiasmado con la posibilidad de ver la paz en Colombia".

Desde hace varias semanas, Chávez es sometido en Cuba a tratamientos médicos contra el cáncer.

Según Santos, "los astros están alineados" para que el proceso tenga un feliz término. "Yo creo que es difícil conseguir una serie de condiciones más favorables para ponerle fin a este conflicto, (entre otras cosas) porque el apoyo internacional que ha recibido ha sido casi unánime".

Insistió en que con las FARC no se negociará el modelo de país.

Sin embargo, si las FARC "tienen la capacidad de convencer al pueblo colombiano. sobre el modelo que estén proponiendo en ese momento es el adecuado, pues así será, pero antes de eso, no vamos a permitir que hagan política con las armas", agregó.

Para el mandatario, no habrá paz con impunidad con las FARC porque "eso nunca se ha mencionado. Las FARC saben que las circunstancias de hoy son diferentes a las de hace 20 años. Hoy, una amnistía, como las que se decretaban hace unos años, es imposible por las limitaciones legales internacionales".

También descartó una eventual asamblea nacional constituyente. "Aspiro a que este proceso dure meses y no años, porque si dura años el proceso se desploma", afirmó.

Advirtió que en febrero se conocerá "un conteo" sobre el número de integrantes de las FARC "y eso debe confirmar que por primera vez vamos a tener menos de 8.000 'encuadrillados' miembros de las FARC".

En septiembre pasado, Santos anunció que había firmado en Cuba un acuerdo previo con las FARC para iniciar un proceso de paz y así tratar de poner fin a casi 50 años de confrontaciones entre las partes. El 18 de octubre de 2012, en Oslo, la capital noruega, se instaló formalmente la mesa de negociaciones. Inmediatamente las conversaciones regresaron a La Habana, donde se reanudaron el lunes.

El gobernante advirtió que aún no ha decidido si en mayo de 2014 aspirará a la reelección presidencial por cuatro años más. "No quiero que ni el proceso de paz dependa de la reelección, ni que la reelección dependa del proceso de paz" porque la reelección "es un tema que voy a abordar en mi intimidad. En el segundo semestre de este año empezaré a pensar en el tema".